¿Formato FAT32, NTFS o ExFAT?

Las memorias USB, tarjetas SD o discos duros internos o externos deben estar formateados según una lógica que varía según el sistema operativo bajo el que se utilice para que este comprenda su estructura y pueda trabajar.
Un disco duro tiene que disponer de particiones y de una lógica, estructura o sistema de archivos para poder almacenar datos o programas. En Windows, las tres opciones de sistemas de archivos que tiene para elegir hoy en día son FAT32, NTFS y ExFAT. Como el sistema operativo no nos indica las diferencias entre ellos es posible que en ocasiones nos encontremos con dudas a la hora de elegir el formato adecuado.
Normalmente un disco nuevo ya está formateado por el fabricante antes de la venta y generalmente utiliza el formato FAT32, que se puede leer desde cualquier sistema operativo. Usted puede cambiar este formato como cualquier otra unidad de disco, sea USB o interno. La decisión sobre cual usar depende de la forma en que planea utilizar el disco.
En este artículo vamos a intentar explicar de la forma más sencilla las características de cada uno y a ayudaros a elegir cuál debemos elegir en función de nuestras necesidades.
 
FAT32: el más compatible, aunque con limitaciones.
Este formato es el más antiguo de todos y lleva presente entre nosotros desde el lanzamiento de Windows 95. Fue desarrollado para sustituir al anterior FAT16 y se usa en las versiones de Windows 95, Windows 98 y Windows Millennium Edition.
Ser el formato más antiguo tiene sus ventajas. Se puede considerar un sistema de archivos casi universal. Prácticamente cualquier dispositivo va a ser compatible con él. Todas las versiones de Windows, Mac OS X, y la mayoría de los sistemas de Unix y Linux pueden leer un disco flash USB o cualquier otro dispositivo formateado en FAT32. También es posible copiar un archivo en una memoria USB formateada en FAT32 desde Windows y leer su contenido, por ejemplo, en un televisor, un móvil o una videoconsola, los cuales probablemente no sean compatibles con el privativo NTFS.
La razón principal de utilizar FAT32 es para quien usa diferentes sistemas operativos. A veces Windows 95, otras Windows 98 e incluso en otras ocasiones Windows Millennium Edition, conocida como configuración de arranque múltiple. También para memorias externas donde no vayamos a guardar archivos mayores de 4GB y queramos asegurarnos que es compatible con prácticamente todo tipo de dispositivos.
Sin embargo este sistema es antiguo y tiene una limitación muy grave. No puede crear una partición FAT32 mayor que 32GB en estas versiones de Windows y no puede almacenar un archivo mayor que 4GB en una partición FAT32. Mientras los archivos sean menores de ese tamaño, o estén divididos, no hay problema, pero si intentamos copiar un archivo de más de dicho tamaño obtendremos un error.

USB-01

FAT32 no tiene la seguridad que NTFS proporciona, por lo que si tiene una partición o volumen FAT32 en el equipo, cualquier usuario que tenga acceso al equipo puede leer el archivo incluido. Tampoco tiene la misma capacidad de guardar metadatos y es más propenso a corromper archivos, carpetas y particiones.
 
NTFS: el más avanzado, aunque incompatible con muchos sistemas.
NTFS es el sistema de archivos preferido de Windows y el ideal para trabajar con los discos duros internos que vayamos a utilizar. Es un sistema más sofisticado que FAT32 e incluye funciones para la recuperación de datos en discos dañados y mayor seguridad, porque puede utilizar permisos y cifrado para restringir el acceso a archivos específicos para usuarios aprobados. Además, utiliza una tabla maestra de archivos para guardar metadatos sobre los archivos y carpetas contenidas en la unidad o partición. Tiene un límite más grande para el archivo y la partición, con una capacidad de manipular archivos más grandes que 4 GB y particiones superiores de 2 TB. La tabla maestra de archivos aumenta la velocidad de acceso a los datos.

dell_pdb_1000_1tb_2_5__usb_3_0

Incluye una serie de novedades y mejoras necesarias para que los sistemas operativos modernos de Windows funcionen perfectamente con NTFS. Sobre todo en temas de seguridad:
Posibilidad de configurar permisos de archivo.
Crear y guardar un diario de cambios que nos pueden ayudar a recuperarnos rápidamente de los errores si el ordenador se bloquea.
Soporta la creación de copias de seguridad instantáneas.
Admite cifrado de archivos.
 
Sin embargo, si vamos a utilizar otros sistemas como Mac OS X o Linux es posible que tengamos dificultad para leer y, sobre todo, escribir datos en estas unidades, salvo que utilicemos software de terceros. Igualmente es muy probable que en muchos dispositivos (móviles, televisores, reproductores multimedia, etc) no sean compatibles con este formato de archivos, por lo que de conectar una unidad NTFS a estos equipos no compatibles nos devolverá un error, en el mejor de los casos.
 
exFAT: un FAT32 moderno.
exFAT vio la luz en 2006 y se introdujo en la mayoría de los sistemas operativos modernos, incluido Windows XP. Este sistema de archivos está pensado para unidades flash, siendo un sistema mucho más liviano que NTFS, sin las características de seguridad de este, pero también sin las limitaciones de FAT32.
Todos los sistemas operativos de PC (Windows, Mac y Linux (aunque en este es posible que tengamos que instalar algunas librerías)) son compatibles de forma nativa con exFAT, al contrario que con NTFS. Este formato de archivos también es compatible con un gran número de dispositivos (televisiones, reproductores multimedia, videoconsolas, etc), aunque no llega al nivel de compatibilidad de FAT32.
exFAT podría definirse como una actualización de FAT32 donde prima principalmente la compatibilidad y sencillez del formato de archivos, aunque eliminando las restricciones de los 4GB por archivo y 8 TB de tamaño máximo de partición.
El uso recomendado para exFAT es para unidades externas (generalmente memorias USB o tarjetas SD) donde vayamos a guardar archivos de más de 4 GB y que queramos que sea compatible con el mayor número de dispositivos posibles. Si no vamos a guardar archivos de más de 4 GB en esas unidades, mejor optamos por FAT32.
 
Conclusión
La decisión sobre cual usar dependería del uso planeado para el disco pero, en general, debemos tomar siempre como base el sistema FAT32, al ser el más antiguo y compatible. Para unidades flash externas que se vayan a usar en diferentes sistemas operativos sería la mejor opción. En el caso de que vayamos a guardar archivos de más de 4 GB y queramos que la memoria o el disco funcionen en el mayor número de equipos sin problemas debemos elegir exFAT. Por descontado queda que si el disco duro sobre el que debemos elegir es donde vamos a instalar el sistema operativo, lo vamos a usar como un disco interno para almacenar archivos de Windows o si nuestro disco duro o memoria solo se va a conectar a sistemas Windows debemos optar por NTFS.
 
Nota sobre Linux
La mayoría de las distribuciones de Linux pueden leer FAT32, pero puede cambiar el disco flash a ext2 si no lo utiliza con un sistema Windows. Tiene muchas de las ventajas de FAT32 de no agotar la unidad con una tabla maestra extensa de metadatos, pero no tiene las mismas limitaciones de tamaño de archivo y es un sistema más estable.
 
* Bases de información obtenidas de Microsoft y de Softzone.es

Volver al menú de los discos HDD & USB Volver al menú de Informática Volver a Inicio

Anuncios