Legislación contra el SPAM

En España el correo electrónico no solicitado está terminantemente prohibido por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE), publicada en el BOE del 12 de julio de 2002, salvo lo dispuesto en el art. 19.2. “En todo caso, será de aplicación la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, y su normativa de desarrollo, en especial, en lo que se refiere a la obtención de datos personales, la información a los interesados y la creación y mantenimiento de ficheros de datos personales.”
De hecho, las sentencias en España referidas al correo electrónico no solicitado están relacionadas con esta ley; sin embargo, dicha ley no hace mención de la palabra “Spam”, sino al nombre “comunicaciones comerciales enviadas por medios electrónicos“.
Es posible la denuncia del correo masivo ante la Agencia Española de Protección de Datos que es la competente para perseguirlo, en caso que el correo basura sea de origen español. Esta práctica está sancionada en el el Art.19.2 que dispone que a todo lo referente al envío de comunicaciones electrónicas será aplicable la LOPD y el artículo 21 de la Ley 34/2002, de 11 de julio de Servicios de la Sociedad de Información y Comercio Electrónico (LSSI) que dispone:
 
Artículo 21 de la LSSI. Prohibición de comunicaciones comerciales realizadas a través de correo electrónico o medios de comunicación electrónica equivalentes.
1. Queda prohibido el envío de comunicaciones publicitarias o promocionales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente que previamente no hubieran sido solicitadas o expresamente autorizadas por los destinatarios de las mismas.
2. Lo dispuesto en el apartado anterior no será de aplicación cuando exista una relación contractual previa, siempre que el prestador hubiera obtenido de forma lícita los datos de contacto del destinatario y los empleara para el envío de comunicaciones comerciales referentes a productos o servicios de su propia empresa que sean similares a los que inicialmente fueron objeto de contratación con el cliente.
En todo caso, el prestador deberá ofrecer al destinatario la posibilidad de oponerse al tratamiento de sus datos con fines promocionales mediante un procedimiento sencillo y gratuito, tanto en el momento de recogida de los datos como en cada una de las comunicaciones comerciales que le dirija.
Cuando las comunicaciones hubieran sido remitidas por correo electrónico, dicho medio deberá consistir necesariamente en la inclusión de una dirección de correo electrónico u otra dirección electrónica válida donde pueda ejercitarse este derecho, quedando prohibido el envío de comunicaciones que no incluyan dicha dirección.
En el Artículo 38 del régimen sancionador de la LSSI se mencionan y clasifican las infracciones por SPAM como…

Infracciones graves:
… c) El envío masivo de comunicaciones comerciales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente o el envío, en el plazo de un año, de más de tres comunicaciones comerciales por los medios aludidos a un mismo destinatario, cuando en dichos envíos no se cumplan los requisitos establecidos en el artículo 21.
Infracciones leves:
… d) El envío de comunicaciones comerciales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente cuando en dichos envíos no se cumplan los requisitos establecidos en el artículo 21 y no constituya infracción grave.

Y da conocimiento de las sanciones en el Artículo 39.1 por la comisión de las infracciones recogidas en el artículo anterior, se impondrán las siguientes sanciones:

a) Por la comisión de infracciones muy graves, multa de 150.001 hasta 600.000 euros.
b) Por la comisión de infracciones graves, multa de 30.001 hasta 150.000 euros.
c) Por la comisión de infracciones leves, multa de hasta 30.000 euros.

De todas maneras, también se pueden tomar otras acciones. A saber:
1.- Bloquear ese remitente en su sistema de correo.
2.- Pedir al administrador de la red de su empresa que bloquee tal o cual remitente.
3.- Eliminar el mail, incluso antes de recibirlo vía el servidor.
4.- Ejercer el pedido de REMOVE, o el conocido UNSUBSCRIBE, o pedir la BAJA. Una aclaración de buenas costumbres, no es necesario agregar insultos, malos tratos o símbolos extraños (#,%,FGQ,&, etc.) simulando insultos.
5.- Ante reiteración de los envíos, y habiendo omitido el remitente su pedido de baja, Ud. puede denunciar al remitente al servidor donde está alojada esa casilla de correo, pero adjuntando los antecedentes completos. Deberá estar seguro de la denuncia que hace, sino puede ser denunciado Ud., y con razón, por falsa denuncia.
6.- Puede utilizar los filtros que ahora incorporan casi todos los sistemas de envío de correo electrónico, incluso vía Web. Son bastante efectivos, pero no infalibles. Ayudan, eso sí. Pero, nunca borre todo sin mirarlos, pues algunas veces se puede escapar información que le interesa, tan solo porque alguna vez, borró un e-mail con esa dirección o porque lo envío a muchas casillas a la vez. Recuerde es una ayuda, y no es infalible.
 
Una reflexión final: Con una Ley no se puede evitar que le envíen “correo no deseado”, aunque muchas veces no es agradable recibir ciertos correos no solicitados, muchas otras Ud. recibe información “no solicitada” que es positiva, que le permite realizar nuevas tareas o acrecentar sus conocimientos. Si todo fuese rígido, no ocurriría nada de todo esto. Por supuesto, existe un límite para tolerar lo “no deseado” y depende de sus acciones, es algo muy particular y muy difícil de generalizar.

Volver al menú del Correo basura o el SPAM Volver al menú de eMails – Artículos Volver al menú de Informática Volver a Inicio

Anuncios