Hija mía

Hija mía, mi querida nena, los nueve meses fueron una aventura sentir cada movimiento dentro de mí. Hoy ya te tengo a mi lado. Mi vida dio un giro desde que por fin te tuve entre mis brazos.
 
No hay mayor aliciente, incentivo, estimulo o fuente de fuerza para poder para luchar, para pelear y vivir por ti. Hoy somos capaces de hacer lo que no haríamos ni para nosotros mismos. Te amo y no encuentro palabras para llegar expresar este amor.
 
No te prometo impedir que tropieces ni estar pegada a ti para asistirte en las caídas. Te estorbaría mi excesiva protección y te haría dependiente. Pero si te prometo estar ahí para curarte tus raspones.
 
No te prometo donarte mi experiencia porque no podría ser tuya. Tendrías que adquirirla en carne propia. Pero prometo estar disponible siempre que me solicites mi consejo.
 
No te prometo solucionar tus problemas, aunque lo haría todo por ti. La solución puede estar en tus manos y no en las mías. Pero prometo ayudarte en lo posible y escucharte cuando quieras desahogarte.
 
No te prometo ser una madre perfecta pero prometo poner todo mi amor en el intento.
 
Fdo. JCS.

Volver al menú de Miltextos Volver a Inicio

Anuncios